Exterogestación

Exterogestación

La última noche que pasamos juntos te movías como pidiendo a gritos salir a conocer el mundo y yo, que ya intuía que eran las últimas horas, te disfrutaba y grababa cada una de las olas que dibujabas en mi panza pese a que las contracciones no me dejaban en paz.

9 meses en la panza, 9 meses fuera de ella.
Terminamos un ciclo, uno de miles que viviremos juntos.

Pero, aunque pasen los años, siempre que vea esos videos voy a volver a sentir mi piel estirandose al infinito, y el nudito en mi garganta de la emoción de saber que ese dia, finalmente, iba a poder conocerte.

Gracias por revolucionar mi vida, chino de mi alma.